Puerto Rico es Laboratorio del Shock: Fragmentos Críticos tras el Huracán María

Editado por César J. Perez Lizasuain / Especial para La Pupila

Puerto Rico se ha convertido en Laboratorio del Shock tras el paso del Huracán María. Indudablemente el primer paso de la doctrina del shock ha sido psicológico: desinformación, militarización, la promoción de una imagen caótica sobre los saqueos, la crisis de la gasolina y distribución de agua y alimentos. La prensa corporativa ha sido esencial en promover esta dimensión psicológica del shock promoviendo la militarización y la permanencia del toque de queda. Por tal razón, y ante la actitud tan complaciente de los medios de comunicación corporativos, varios comentaristas sociales hemos estado desplegando en las redes sociales una visión crítica sobre las actuaciones del gobierno ante la crisis que enfrentamos.

Los siguientes comentarios y fragmentos han sido recopilados de los muros en las redes sociales de los siguientes autores:


Alvin Couto de Jesús
No olvidaré al Huracán María. Y no me refiero a la furia de sus vientos. Ni a los alaridos con que perturbaba como campanazos del infierno los recovecos de nuestras almas. Ni a los desastres, ni inundaciones ni a a los estragos. A nada de eso me refiero ahora aunque estoy seguro que tampoco los olvidaré. Lo que no deseo olvidar es particularmente el intento de despolitizar la devastación. No somos iguales. No somos un mismo país. Las líneas partidistas no quedaron difuminadas. No nos une el machete que abre el camino en las comunidades. Tampoco nos une la misma suerte. En las barriadas y en nuestros caminos rurales no se sufre el mismo destino que Garden Hills. Perder una verja jamás es sinónimo de perder tu casa. Ver tu ciprés en el suelo jamás es lo mismo que ver tu casa bajo el agua como una boya que se hunde con tus sueños. Mientras algún rico lamenta su lancha, miles de familias lloran sus camas, la pérdida de su techo, la incertidumbre de saber qué es lo próximo. La pérdida no es uniforme. A muchos les toca agriamente mientras para otros es un rasguño que se limpia con Betadine

Hay que requerirle responsabilidad a los constructores, a los desarrollistas, a la banca, a la industria de seguros, a los buitres. A todos esos sectores que se enriquecen del desamparo, de mantener bolsillos de pobreza, de construir irresponsablemente viviendas cuyos códigos de construcción son un chiste. Ciudadela que enterró a San Mateos de Cangrejos es el hazmerreir de Santurce luego del quiebre de tanto cristal. Las zonas marítimo terrestres han sido vulneradas por las agencias del gobierno y las opiniones irresponsables del Tribunal Supremo. El desparrame urbano, las zonas inundables, el daño al curso de quebradas y ríos hoy pasan factura. El huracán será una excusa para no exigir responsabilidad y hacer llamados huecos a falsos consensos. Los mismos que explotaron sin pudor la tierra son los mismos que niegan el cambio climático. Todo ello para seguir generando riqueza sobre nuestro bienestar y vidas. No se dejen engañar. Escuchamos en la radio el llamado de MMM, SSS y otros planes médicos solicitando unirnos porque somos un solo país.
Sin embargo, son los mismo que la semana que viene niegan cobertura para atender tus necesidades médicas.

No es con ese sector que deseo unirme. Lamento que a ese sector no haya fenómeno atmosférico que lo barra. Es ahora el momento en que debemos decirle a la Junta, al imperialismo y a la clase política que se vaya a tomar por el culo y que no queremos migajas. Queremos justicia social o iremos por sus cabezas.

César J. Pérez Lizasuain
Aquí hay que comenzar a meterle palabras no tan nuevas a nuestro léxico. Una: “conservador”. Tenemos un gobierno conservador/neoliberal y reacciona a un desastre natural como lo que es.

Y a eso responde todo ese despliegue de fuerza, control, de ideología, de “marketing” de pacotilla, de slogans de mierda que periodistas repiten sin cesar, de regaños infantiles, de racismo y razones de clase que han utilizado como criterios para tomar decisiones.

A ello hay que sumarle la falta de “inteligencia” en la esfera estatal. ¡Al 4to día sobrevolaban la Isla sin plan e intención de rescate! ¡Antes hablan de recuperar, de levantarse y de la gasolina que de rescates! No han querido confirmar número de muertos, ni siquiera se habla de desaparecidos.

Mi sospecha es que el gobierno conservador de Ricardo Rosselló no ha desplegado todos los recursos estatales para enfrentar los estragos humanos causados por el huracán y agravados por la desigualdad social. Al mismo tiempo es evidente la incapacidad de un Estado que ha sido desmembrado de su vocación pública y social por un Estado reducido a su capacidad neoliberal de valorar el interés privado por encima del común. De ahí, la ola de privatizaciones que quedarán legitimadas por los discursos que se generan a raíz del estado de emergencia.

Los pobres han sido los condenados y la desigualdad social el mayor agravante de María. Se trata de nuestra Katrina.

Miguel Rodríguez Casellas
Te van a insistir en la naturaleza aleatoria del fenómeno atmosférico, el “act of God”, y tú vas a responder con renovada conciencia y certeza, que no, que esta catástrofe tiene nombres y apellidos en su complejo cuadro de autores; que no se experimenta uniformemente, que a unos toca peor que a otros, y que evidencia irrefutable de su violencia humana, no natural, es la manera cómo acentúa la aguda pobreza, el desamparo de un País que creció siguiendo las instrucciones que le dieron, desarrollando fincas lejos entre sí, en lugares inundables, embaucados por las promesas de una ingeniería temeraria, charlatana y macharrana, puesta en sitio para legitimar las operaciones de incautación de riqueza de los poderosos.

Eso les vas a decir, y te lo vas a repetir a ti mismo, no sea que aprovechen tu vulnerabilidad emocional para revictimizarte con mentiras y relativizaciones del tipo, “todos somos responsables de esta tragedia”, o “unámonos todos ahora, es tiempo de dejar a un lado lo político”.

No lo permitas. Esta catástrofe es política de principio a fin. Y política también tiene que ser nuestra respuesta a la reconstrucción.

Reconstruir qué y para quién. Atácalos con esa pregunta.

Marissel Hernández
10 semejanzas entre Huracán Katrina y Huracán María: 1) A 4 días del paso del huracán, la ayuda no ha llegado; 2) Centos de voluntarios para ayudar en los rescate han sido puestos “on hold”; 3) No se ha “waive” las leyes de cabotaje. Para Katrina el gobierno no eliminó de Stafford Act;   4) Ricky Rosselló lleva 4 días examinando las áreas destrozadas. Para Katrina el representante William Jefferson dijo que estaba revisando los daño en su área, cuando en realidad usó la guardia nacional para verificar su propiedad; 5) Los gobiernos no estaban preparados para este desastre. Ni el estatal ni el federal; 6) Los refugios se quedaron/se están quedando sin comida, agua; 7) Muertes por inundaciones por falta de un plan de emergencia; 8) Escasez de conductores que puedan ayudar a mover a través de la isla, suministros, gasolina, etc.; 9) Muchas organizaciones que intentan ayudar no coordinan poniendo en peligro la ayuda; 10) Despliegue de fuerzas policiales “para controlar” la situación.

11) Hay una semejanza más: población mayoritariamente negra.

David Alcalá Pérez
La verdadera crisis humanitaria la está provocando Ricardo Rosselló y su gobierno, no el huracán María. Está jugando un juego muy peligroso al condicionar la ayuda del Congreso a la crisis de este país.
La falta de logística y organización ante esta crisis está provocando que hospitales se queden sin operar, egidas sin energía, restaurantes que van a botar todo su inventario, vandalismo, saqueos… gente, esto es bien serio. La solución está ahí. La superintendente de la policía es “experta” en distribución de suministros de la Guardia Nacional. Dejar que se agrave la crisis para adelantar causas políticas a costa de seguridad y vida humana.

Miguel Rodríguez Casellas
Esa misma figura del “emprendedor que no espera por el gobierno” que tanto defendiste, y la “auto-gestión” que celebraste con cantaletas de ciudadano “apoderado”, es la que hoy se usa para regañarte “por no estar preparado”, y decir que tienes que “auto-gestionarte la sobrevivencia”.

Aplaudo la solidaridad, pero no bajen la guardia en la tarea de exigir acción gubernamental, no sea que la oda al “nosotros podemos sin ellos”, termine reforzando el estado de violencia neoliberal y la supremacía de lo privado sobre cualquier forma de esfera pública.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *